martes, 17 de julio de 2007

El rumor del oleaje - Yukio Mishima


He aqui mi primera incursión en la literatura oriental, con una novela cuya contraportada asegura que es "una de las más grandes y bellas historias de amor de la literatura". Aunque no fue la contraportada lo que me llevó a comprar el libro sino la portada de Hiroshige y un fugaz interés por oriente promovido por unas visitas de singapur y la series del blog de Eva.

En "El rumor del oleaje" Yukio Mishima nos lleva a través de una historia de amor y de los paisajes de la isla de Utajima, y digo que nos lleva porque la historia enlaza los pasajes por lugares, objetos, personas que recorren los parajes de la bahia de Ise.

"La isla de Utajima sólo tiene unos mil cuatrocientos habitantes, y el perímetro de su costa no llega a los cinco quilómetros. En dos lugares de la isla los paisajes son de belleza insuperable. Uno es el santuario de Yashino, que está encarado al noroeste y se alza cerca del punto más elevado de la isla. [...] El segundo paisaje más hermoso de la isla es el que se abarca desde el faro, cerca de la cima del monte Higashi, que forma un acantilado en cua base la corriente del canal Iroko produce un estrépito interesante"
Los habitantes de Utajima, incluido Sinji, viven de lo que da el mar. Son gente sencilla que no ve el mar como una aventura sino con el respeto con el que hay que tratar a un padre. Sinji sólo se ocupaba de faenar hasta que que un concepto se instala en su mente, antes de conocer su nombre y mucho antes de ver su cara, ella ya estaba allí.

Y aunque suena a historia romántica sensiblona (que lo es) resulta muy interesante la imagen que nos muestra de una sociedad aislada y con profundas marcas imperiales y de la segunda guerra mundial.

Un libro delicioso.

1 comentario:

  1. A mi también me encantó el libro, como muestra sus costumbres, la dureza de la isla, y el orden establecido por la tradición. En cuanto a que es una historia de amor sensiblona... ¿cual no?

    PD: Me he reido mucho con el blog

    ResponderEliminar

Y tú ¿Qué opinas?