martes, 20 de diciembre de 2011

Una historia de navidad catalana


Imagina que llega diciembre y te vas a pasear por el bosque.

Coges setas, musgo para el belén, leña para el fuego...
Y de toda la leña que coges eliges el tronco más bonito, el más dulce, el más entrañable, el tronquito que te hace sonar el reloj biológico con fuerza.

Lo coges entre tus brazos lo acunas contra el pecho y lo llevas a casa dándole un lugar privilegiado.
Le dibujas una sonrisa, le pones un gorrito, una manta...
Le das de comer todos los días, turrón, nueces, mazapán.
Le das de beber un plato de leche todos los días.
Juegas con él para que no se sienta solo...

Y llega la nochebuena, la casa se llena de alegría. Toda la familia canta villancicos junto al tronco, que ya es uno más. Y cuando menos se lo espera:

le das de hostias para que cague regalos. Bien fuerte, que el jodío tronco tiene más regalos de los que caga. ¡Caga cabrón! ¡Caga! Que me lo voy a pasar mejor que un mosso de esquadra puesto de coca en Plaza Catalunya.

Esta tradición se llama CAGA TIÓ  y así es como se celebra la navidad en Cataluña.

Felices Fiestas


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Y tú ¿Qué opinas?